jueves, 21 de agosto de 2014

Color Madness de Flormar, ¡para volverse loca!

¡Hola, potingueras!

No sé si quedará alguien que no haya visto ya, bien en directo, bien por las redes, la colección de color de verano de Flormar. Si es así, y no la conocéis, no sé si deciros que vayáis a verla, porque no váis a ser capaces de salir de la tienda sin picar con algo.

Esta colección se llama Color Madness (locura de color), y es de todo, menos discreta.

Yo os voy a mostrar 4 cositas de esta colección y un par de esmaltes de la gama Supershine, que también son muy coloridos y veraniegos, pero ya os digo que, por mi, me hubiera traído la colección completa a mi casa sin ningún tipo de miramiento.




Lo más llamativo, para mi, de esta colección, son sus sombras cocidas de larga duración Fushion Baked Eye Shadow.
Son sombras que pueden utilizarse en seco o en húmedo, con la particularidad de que, en húmedo, aparte de ganar en intensidad, se vuelven casi fijas (omo las Terracotta)

Han sacado 12 colores, a cuál más llamativo, pero, sin duda, la más representativa y la que a todas nos ha hecho suspirar -y caer- es la FB10 Fusion Bordeaux, una sombra rojiza con un precioso color vino de base, con matices y vetas unas más granates y otras más rosadas, toques de verde y de dorado muy claro achampanado que, una vez se mezclan, configuran un color vino brillante y terroso como micropartículas champán.


Pigmenta una barbaridad. En estas fotos os la enseño sin prebases y sin humedecer, y queda preciosísima. Yo la veo para looks más de tarde-noche, veraniegos y otoñales.



La carcasa es muy bonita, con cierre de concha y tapa abombadita. Es estilosa, pero luego para almacenar este tipo de sombras es un problema, generalmente. Tiene que haber un punto medio entre el estilo y el pragmatismo, creo.

Contiene 6,5 gramos, y su coste es de 8,95€. Sí, son un caprichazo, pero, de vez en cuando, y por cosas tan especiales, merece la pena hacer un esfuercillo.


También para los labios nos han puesto en un brete a la hora de elegir qué color queremos vestir, ya que han sacado 12 colores de tendencia en las barras de labios con formato jumbo de esta colección, los Twist-Up Lipstick.

Se trata de barras de labios con formato de lápiz automático, de colores intensos y cubrientes, con una alta pigmentación y larga permanencia sobre el labio.

Son todos de acabado liso, y unos son más mates que otros.

Yo tengo el 54 Flame, que tiene un precioso e intenso color rojo anaranjado, con un acabado casi mate. 
Es super confortable e hidratante, no se cuartea, y tiñe un poquito el labio.
Me resulta super cómodo y me encanta el color que tiene. 

 
 

Contiene 2,8 gramos y su coste es de 7,95€.


Para enmarcar la mirada tengo dos productos de esta colección. Uno me ha gustado, y el otro no.
El que no me ha convencido es el Khöl Kajal Smoky Eye Effect, una barrita de color que imita los kajales naturales inidios y árabes que promete un color intenso y un efecto ahumado en una sola pasada.

Yo tengo el Blue, que tiene un color azul bastante intenso y que, sobre la piel de la mano, pigmenta sensacional, pero, en la waterline, a mi no me agarra nada de color. Pero nada, de nada. Lo podéis ver en la foto.


Vale que a mi no me agarra el color de cualquier producto en esta zona, y que muchos lápices pasan sin pena ni gloria por este motivo, pero, que nada más aplicármelo, ni se me note, como que no.


La forma de aplicación es algo incómoda para mi gusto. Hay que apoyar la mina desde el lagrimal, sobre la waterline, y arrastrar el lápiz con el ojo cerrado para "manchar" la waterline superior e inferior a la vez. Se puede repetir el proceso tantas veces como queráis. A mi no me gusta este tipod e punta con este sistema porque es muy fácil que entre más zona gruesa de la que el ojo soporta y, al final, nos acabamos creando molestias en el ojo; aparte de que, como tengáis puestas las lentillas, puede que no se agarre a la waterline, pero las lentillas os las ensucia seguro.

Teóricamente, se queda fijo, pero, como no se me queda en la piel, ni idea de si eso es cierto o no.

Tenía buena pinta, pero no me ha dado el resultado que yo esperaba, así que ya veremos qué hgo con él.
Contiene 3,6 gramos, y su coste es de 6,95€. Lo tenéis en negro, en azul, en verde bosque, marrón, y violeta.


Si vosotras no tenéis ese problema de que no se os queden los lápices en la waterline, y sois mañosas con estos formatos, es una buena oportunidad para probar estos kajales, porque de precio no están mal.
Y si tenéis alguna recomendación de uso, o incluso os animáis a hacer un tutorial para mostrar cómo utilizarlo realmente, se agradecería. Quizá es que yo no he sabido sacarle lustre, oye, todo puede ser.


El producto que os comentaba que sí que me ha gustado es la Máscara de Pestañas Crazy Look Mascara en el tono Sax Blue, que tiene un color azul eléctrico precioso y vibrante.

Tiene un cepillo gordito con cerdas finitas y flexibles dispuestas en espiral a lo largo del aplicador y, aporta, aparte de color, curvatura a las pestañas, haciendo que el ojo se vea más abierto y más vivo.

Yo tengo unas pestañas bastante normalitas y me cuesta que estos efectos de color se me noten en fotos de rstro completo, pero, en distancias cortas, sí que se aprecia, porque te vas moviendo, la luz te va dando, y se ve a ratitos el color y queda muy bonito.

 


 

Queda bastante uniforme, aunque no es de las máscaras de color más cubrientes que haya probado. A su favor diré que el color es intenso, que se queda en la pestaña, que no se emborrona ni mancha, que no pesa, ni pica, ni descascarilla, mantiene la pestaña ligera y flexible, y se desmaquilla con suma facilidad.

Contiene 11 ml y su coste es de 8,95€.

Tenéis esta máscara de pestañas en 6 tonos, 4 de ellos muy originales (amarillo, naranja, rosa, y azul claro) El azul oscuro, y el negro son más normalitos.

También hay un primer fijador de pestañas en esta colección, pero no lo tengo, aunque lo mismo me voy a por él en breve.


Esta colección, que yo sepa, no tiene productos para uñas, pero las lacas de uñas de Flormar son uno de los productos estandarte de esta firma y dan muy buen resultado.

Las dos nuevas que yo tengo son de la gama Supeshine. Ambas tienen un acabado liso, una cobertura total y uniforme con una capa generosa, o dos más finas, y unos colores intensos.

Además, secan bastante rápido, y, pese a que el pincelito aplicador no es de mis favoritos (me gustan los anchitos y planos), es bastante cómodo y sencillo de aplicar.

Ambos colores son muy veraniegos.
El 41 tiene un color amarillo intenso, tipo yema de huevo:
 

Y el 43 es un rosa fucsia perfecto para esta época del año:

 

Ambos contienen 10 ml y su precio suele ser de 2,5€.

Ahora mismo están de promoción los productos de uñas a 3x2 según su web, así que pasáos a echar un vistazo si tenéis wishlist de lacas de uñas de Flormar.

Por cierto, una cosa que me ha llamado mucho la atención es que han incorporado la fecha de fabricación y de caducidad en la etiqueta de los esmaltes. A mi me parece todo un acierto.

Como podéis observar, Flormar ha apostado por el color en serio y nos propone una colección muy variada, divertida, y original.

¿Os ha gustado la Color Madness?¿Habéis picado con algo?¿Cuál es vuestro producto favorito de Flormar, potingueras?

miércoles, 20 de agosto de 2014

Vitalidad y frescor con el Vitalising Body Spray Ginger & Lime de Douglas

¡Hola, potingueras!

Con estos calores, cualquier producto que nos refresque el cuerpo y los sentidos es bien recibido. así que creo que lo que os voy a contar hoy os puede interesar.

Perfumerías Douglas ha ampliado su línea propia de productos, Douglas Beauty System, y ha creado la gama Aroma, donde el Vitalising Body Spray Ginger & Lime abre el camino.

Este body spray pretende aportar energía a través de un aroma fresco, cítrico, algo especiado (con un punto picantito), e intenso, aunque bastante complejo si atendemos a sus notas:
Notas principales: naranja, ciruela, fruta roja, pomelo rosa, limón, y bergamota.
Notas medias: cardamomo, nuez moscada, canela, y clavo.
Notas finales: almizcle, musgo de roble y cedro.


Por lo que véis, llamarlo sólo Ginger & Lime es simplificarlo mucho, pero nos da una idea de cómo es la fragancia, y de qué sensaciones puede aportar: vitalidad, energía, frescor, ... Es una inyección de vida en una vaporización.

En cuanto a permanencia, no es demasiado duradera, sobre todo, en cuanto a las notas más volátiles, las primeras, que desaparecen en cuestión de minutos, pero el resto queda como un velo suave sobre la piel unas 3-4 horas. 
Teniendo en cuenta el tipo de producto que es, tampoco está mal. Además, así aprovechamos para darnos un golpe de vaporizador de vez en cuando sin que se nos haga cargante.


Realmente consigue el efecto de aromaterapia que busca, te espabila y refresca en el mismo segundo en que te llega el olor, y me parece ideal para verano. 

Desde que lo tengo, le estoy dando mucha vidilla, porque me tiene enganchada. Creo que podría pasarme el verano alternando este Vitalising Body Spray Ginger & Lime con otro de té verde (señores de Douglas, apunten y hagan uno con ese olor)


El Vitalising Body Spray Ginger & Lime contiene 100 ml y su precio es de 9,95€.
Podéis encontrarlo a la venta en exclusiva en Perfumerías Douglas.

¿Os gustan este tipo de sprays corporales?¿Qué olores preferís?¿Os tienta la propuesta de Douglas, potingueras?

martes, 19 de agosto de 2014

Plactocel Facial y Plactocel Flash by Aspolvit: Belleza y Tratamiento Instantáneos

¡Hola, potingueras!

Hace unas semanas os hablaba un poquito de Interpharma y de uno de sus productos de nutricosmética solar, Aspolvit Solar Intensive. Podéis recordar la información aquí.

Hoy voy a presentaros dos productos en formato ampolla flash de la línea Aspolvit Anti-Aging, una familia de 5 productos destinada, especialmente, a combatir el envejecimiento celular y cutáneo, así como los signos de fatiga, la deshidratación, y la falta de luminosidad en la piel que, a partir de los 30 años, puede aparecer en cualquier momento.

He querido desgranar la línea porque hay mucha información y, si os presento todo de golpe, nos puede dar empacho, a vosotras, y a mi. Y los empachos, con calor, acaban muy malamente, así que mejor evitarlos.


Comenzamos por Plactocel Flash by Aspolvit, una ampolla de doble efecto, tensor y reafirmante, y acción inmediata.

Se comercializa en cajitas de 5 ampollas de 2 ml cada una a un precio que puede variar según la farmacia. Yo las he visto en algunas farmacias online a 6,95€, así que salen muy rentables.

Contiene ácido hialurónico, phyto-liftig, quilaya, kigelia, micro alga marina, glucosacáridos, proteínas vegetales, y vitamina E.



Borra al instante los signos de cansancio y fatiga, alisa las líneas de expresión, e ilumina la piel.

Hidrata en profundidad, ofreciendo un aspecto radiante, fresco, y natural, sin añadirle brillos al rostro. Es más, a mi modo de ver, es como si matificara un poco, pero sin perder luminosidad.

Tiene una textura no grasa que la hace apta para todo tipo de pieles, y facilita y mejora la aplicación del maquillaje. De hecho, si te la aplicas, la dejas que se asiente, y te maquillas después, actua como una prebase de tratamiento que ayuda a fijar mejor el maquillaje y unifica bastante la superficie de la piel a nivel de relieve en arruguillas y líneas poco marcadas.

No os asustéis si, nada más aplicarla, notáis algo de pegajosidad en manos y rostro. Es normal, lleva glucosacáridos, y pasa enseguida. Una vez se seca, ya no se nota esa sensación, pero sí se siente la piel hidratada, algo más relajada, más firme por el efecto lifting, suave, y fresca. Y el aspecto mejora. No es algo milagroso, pero sí se te ve más despierta, más fresca. 


Tienen un ligero olor a rosas, pero no es molesto y pasa rápido.

Se aplica sobre rostro y cuello con la piel limpia y, pese a que las ampollas son, en teoría, monodosis, os aseguro que cada una de ellas tiene suficiente cantidad como para varios usos. Y por varios me refiero a más de 4.

Reconozco que con esta ampolla no tuve una buena primera impresión. De hecho, se me enrojeció la cara y la noté muy tensa y seca, pero, curiosamente, en las siguientes aplicaciones, no noté nada de esto. Lo que sí que me aportaba era hidratación inmediata, relax, y buen aspecto.



Pero las ampollas que me han enamorado, con todas y cada una de sus letras, han sido las Plactocel Facial by Aspolvit; y estas, amigas mías, si tenéis una piel deshidratada, desvitalizada, y/o seca, tenéis que probarlas, porque son una revelación.

Se trata de unas ampollas flash con triple acción antioxidante: antiedad, regenerador, y nutritivo.
Contienen resveratrol, vitis vinífera, ácido hilurónico, centella asiática, proteínas vegetales, vitamina C, y vitamina E; y no contiene parabenos ni colorantes.




Cuando yo vi la composición, y me percaté de la cantidad de componentes que llevan que no se suelen llevar bien con mi piel, lo que menos me esperaba es cómo me sientan y mi reacción por ellas.

Estas ampollas flash se aplican por la noche con la piel limpia, y se masajea el producto hasta su total absorción.
Se recomienda su utilización diaria.

Se comercializan en cajitas de 15 ampollas de 2 ml cada una a un precio que ronda los 30-33€, aunque podéis encontrar algunas ofertas online interesantes. Todo es buscar.

Aunque la idea es que cada caja sea el tratamiento de un mes, os aseguro que, igual que las anteriores, cada ampolla da para 4 usos,...o más. Así que puede que tengáis para un par de meses con una sola caja. Sale muy a cuenta.


Plactocel Facial by Aspolvit tiene una fórmula innovadora y exclusiva que combina extractos de plantas, vitaminas, y antioxidantes naturales. Su composición regenera, nutre, y protege la piel de la cara y del cuello. 

También proporciona un alto grado de hidratación y firmeza, y restablece la luminosidad y el frescor natural de la piel. Y este efecto se nota de forma inmediata, pero, además, si se usa de contínuo, se convierte en un tratamiento. No es que embellezca , hidrate, y calme, y luego desaparezca, no, es que trata la piel y la mejora se va notando día a día. 

Está especialmente indicado para las pieles desvitalizadas, deshidratadas, y con signos de fatiga, como os comentaba al principio, pero por su textura no grasa es apta para ttodos los tipos de piel.


Tiene un olor increíble, floral, fresco, con un puntito herbal muy agradable, y la sensación sobre la piel es maravillosa.

Nada más probarla, sonó música. Fue aplicármela y notar cómo mi piel se calmaba, se rehidrataba, cogía cuerpo y tersura, se notaba fresca, y, por si fuera poco, se veía fresca, lozana y luminosa. Me había quitado 10 años y muchas horas de sueño y cansancio de encima en un momento. Me pareció un alivio inmediato, y, además, por la mañana, se mantenía esa sensación de confort y esa buena cara.

Y las siguientes veces que las he utilizado, me ha pasado exactamente lo mismo.
No las uso todas las noches, porque, ahora mismo, no lo necesito, pero cada vez que me noto la piel apagadilla o deshidratada, recurro a ellas y es un chute de energía.
Unas gotitas de esta ampolla, y una pizquita de mi crema de noche, y es como si le hubiera dado una sesión de spa y masaje a mi rostro. Probadlo, porque es una maravilla.


Estas ampollas Plactocel Facial By Aspolvit de Interpharma pasan directamente a mi sección de Miss Favoritos.


No quiero cerrar este post sin comentaros algo respecto al diseño del envase de estas ampollas, de las dos variedades, que me parece una genialidad, y que deberían hacer con todas las ampollas flash.

Generalmente, las ampollas flash de belleza, de la casa que sean, suelen decir que son monodosis, y luego traen más cantidad de producto del necesario para esa única dosis; con lo cual, o lo tiras, o lo guardas. Lo ideal es guardarlo, pero suele ser bastante complicado cuando el envase es de cristal (aparte de que me parece un peligro este material en según qué envases) o plástico y, una vez rompes el pivote, no tiene ningún tipo de cierre. Se rompe, y roto está, esa pieza ya no tiene utilidad.


Sin ambargo las ampollas Plactocel By Aspolvit de Interpharma vienen preparadas de tal forma que, una vez rompes el tope, la pieza que se desprende puede encajarse dentro del orificio de la ampolla, donde queda el producto, sinplemente girándola; ya que trae una forma de  cono que encaja perfectamente en el agujerito del tubo que contiene el líquido.

Hay tubos que encajan mejor que otros, por lo que os recomiendo guardar estas ampollas en posición vertical con el cierre hacia arriba (en un vasito, por ejemplo) hasta su completa utilización, pero, al menos, así no tenemos que andar con inventos de ponerle pinzas, trocitos de film transparente, papel de plata, o similares que, muchas veces, como no se adaptan bien, dejan pasar el aire y el producto se corrompe.


Os recuerdo que las ampollas Plactocel By Aspolvit de Interpharma, así como todos los productos de estos laboratorios, que no son pocos, los encontráis a la venta en farmacias y para farmacias, online, y físicas.

Para mi, Interpharma es una firma española de garantía con productos muy interesantes que merece la pena conocer.

Otro día os cuento más cositas sobre esta línea de Aspolvit y otros dos productos de esta gama que nos quedan por conocer, ¿me acompañaréis, potingueras?

lunes, 18 de agosto de 2014

Orange (Flash) is the New Black Isadora's version

¡Hola, potingueras!

Quizá por el nombre del post se os haya pasado por la imaginación que iba a hablar de la serie de moda, Orange Is The New Black, pero no, no voy a hacerlo. Para empezar, porque no la sigo; y no la sigo porque no fui capaz de terminar ni el primer capítulo de lo poco que me gustó.

Y vamos a lo que nos interesa, que al final acabamos analizando la serie y no es el tema de hoy.

Hoy la protagonista es la Edición Orange Flash de Isadora, una propuesta fresca, descarada, y muy colorista. El nombre le viene al pelo, porque el color, tanto de la barra de labios que os voy a mostrar, como de la laca de uñas, es como una explosión de refresco de naranja. Y es que el naranja, en unos años, ha pasado de ser "ese color butano que lleva la rara del quinto", a ser el color imprescindible de moda cualquier verano, o , incluso, otoño (recordad que el otoño pasado el color calabaza, algo más apagado que este tono, era una de las propuestas de tendencia)


Isadora nos reta con un labial y una laca de uñas a juego, ambas con el mismo nombre, Orange Flash.

Para los labios tenemos el Perfect Moisture Lipstick 158 Orange Flash.

Se trata de una barra de labios muy hidratante, confortable, de larga duración, sin perfume, muy pigmentada y cubriente, con un acabado liso, pero vivo.

Es realmente de los labiales naranjas más atrevidos que tengo por un sutil puntito ácido que posee.

De los labiales de Isadora, esta es la gama que más me gusta por su duración, su acabado, y su confortabilidad.
 
 

Tiene 4,5 gramos y su precio es de 10,95€.


Para conjuntar este labial, tenemos la laca de uñas Isadora Wonder Nail 774 Orange Flash.

Se trata de un esmalte para uñas de larga duración y secado rápido.

Tiene un cepillo plano y anchito que permite pintar la uña de una sola pasada, ya que se abre en abanico y la cubre por completo, facilitando el esmaltado.
A mi estos pinceles son los que más me gustan. De hecho, me suele dar pereza utilizar ya los que no tienen este tipo de pincel (a lo bueno se acostumbra una pronto)

Tiene un color muy naranja, muy intenso, y con un matiz más dulce que el labial. Tiene un subtono rojizo muy bonito, y cubre muy bien con un par de capas.
 

Contiene 6 ml y su precio es de 8,95€.


Para crear un look completo, no podemos olvidar destacar nuestras pestañas, y eso lo vamos a conseguir con la Máscara Flashing Volume Instant Effect Mascara de Isadora.

Se trata de una máscara de pestañas tiene un cepillo pequeño, corto, y de púas gruesas y cortas. Es de silicona y resulta muy cómodo a la hora de trabajar las pestañas.

Como podéis ver en la foto, es más corto que los que son del mismo estilo (lo he comparado con otro de la misma marca para que se aprecien las diferencias) y algo más grueso.

 

Este cepillito permite capturar las pestañas por zonas, aplicar la máscara en la raíz, y llevarla hacia el exterior, abriendo y levantando la pestaña. A mi me parece muy práctico en este sentido porque así podemos dirigirlas hacia la dirección que corresponde: las frontales hacia arriba, y las exteriores, hacia arriba, pero en diagonal.

Carga bastante producto, así que cuidado con intentar añadirle producto al sacarlo, sobre todo al principio.


1 capa

2 capas

2 capas

Tiene una textura algo espesa, es muy cubriente, aunque no notas que las pestañas te pesen. 
Lo bueno que tiene es que te permite aplicar más de una capa sin arrastrar la anterior ni dejar las pestañas duras.

Contiene ceras que crean mucho volumen, le dan cuerpo a la pestaña, aunque no demasiada longitud (las levanta y las peina, y eso algo de largura parece que da, pero tampoco es de las que más largas las deja, al menos, en mi caso), y es muy negra, de las que a mi me gustan. 

Su fórmula repele la humedad, así que es ideal para el verano.

No descascarilla, ni reseca, aguanta todo el día, y te abre la mirada; pero cuesta un poquito desmaquillarla, así que hay que usar un producto bifásico y tener un poco de paciencia.

Contiene 9 ml y su precio es de 15,95€.

Podéis encontrar estos productos a la venta en exclusiva en Perfumerías Douglas.

Para finalizar el post de hoy, he querido crear un look jugando con el negro y el naranja en exclusiva para mostraros una opción sencilla de cómo llevar el naranja con alegría.

En los ojos he creado un doble delineado negro y naranja. Lo he hecho con sombras, pero podéis hacerlo con lápices o pigmentos. He aplicado la máscara, y he peinado las cejas. Sin más.




Y, para el resto, labios Orange Flash y uñas a juego.





¿Qué os parece la propuesta?¿Os gusta el naranja como color de temporada, potingueras?
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...